juegos tradicionales (autoctonos)
juegos tradicionales (autoctonos)

juegos tradicionales (autoctonos)
juegos tradicionales (autoctonos)
juegos tradicionales (autoctonos)
juegos tradicionales (autoctonos)
juegos tradicionales (autoctonos)
juegos tradicionales (autoctonos)
yermis
Yermis es un juego tradicional jugado normalmente en parques, calles y zonas verdes de los diferentes barrios de las ciudades. Es una mezcla entre el baseball, la lleva y Quemados. Las reglas son:1
Se juega entre dos equipos sin límite de personas, normalmente entre 5 y 10 por equipo
Al equipo que este ponchando(a la ofensiva) no se le vale caminar con la pelota, solo pueden hacer pases entre los jugadores de su mismo equipo
Se usa una pelota generalmente de caucho que quepa en la mano o una pelota de tenis.
El equipo que está a la defensiva porta bates o palos, usados para el despeje de los posibles lanzamientos del equipo contrario, que intenta ponchar a sus rivales.
Hay una torre de aproximadamente 12 tapas de gaseosa que es el eje principal del juego, cada punto nuevo comienza con esta torre armada.
Al comenzar el juego el equipo que está a la ofensiva lanza o rueda la pelota contra la torre de tapas, si no se desarma la torre en los lanzamientos de cada jugador se cambia de turno. Si la torre es desarmada el equipo a la ofensiva intenta ponchar a los rivales con la pelota de tenis quienes no deben dejarse ponchar del otro equipo, mientras que al mismo tiempo intentan armar nuevamente la torre de tapas, si lo logran antes de ser ponchados gritan yermis, todos los integrantes del equipo se anotan un punto y no se cambia de turno. Pero si no logran armar la torre de tapas y son ponchados se cambia de turno, es decir, el otro equipo comienza lanzando la pelota contra la torre de tapas.
Imagen
rejo quemado
Para jugar sólo se requiere un cinturón. Cuánto más numeroso sea el grupo de personas, más divertido resultará. Se juega al aire libre, por ejemplo en un parque o en una plaza. En caso de no disponer de un cinturón se puede jugar también con un cable, o un alargador.
Las reglas son muy sencillas:
Primero se echa a suertes quién será el encargado de esconder el cinturón dentro de la zona de juego acordada. Se elige también una "casita" o "refugio". Puede tratarse de tocar un banco, una papelera o una pared. A continuación, el que ha sido elegido en la rifa esconde el cinturón, sin que el resto de participantes puedan ver dónde lo hace, para lo que, por ejemplo, estarán mirando en otra dirección.
Una vez escondido el cinturón comienza el juego. Los participantes deberán buscar el cinturón guiados por aquel que lo ha escondido a través de expresiones como "frío" o "caliente" en función, respectivamente, de su lejanía o proximidad al cinturón escondido.
Aquel que encuentre el cinturón deberá ir corriendo detrás de sus compañeros, golpeándoles con él, hasta que consigan llegar al refugio y se libren. En la próxima partida éste jugador será el encargado de esconder el cinto.
En el momento en que un participante esta siendo azotado, lo único que debe hacer es correr hasta el refugio para librarse y, en ningún caso, tratar de arrebatar el cinturón al que lo ha encontrado. La zona de golpeo es libre, siendo la más castigada la lumbar y las extremidades inferiores, en concreto muslos y pantorrillas, ya que otras zonas, como la cabeza, podrían ser peligrosas.
Una infracción muy común consiste en que el participante que encuentra el cinturón, en lugar de correr a golpear a los demás, se lo esconda debajo de la ropa y lo saque en un momento de despiste de algún compañero, o esperando que esté acorralado, para azotarle a traición o por la espalda. Aunque si los participantes así lo acuerdan al principio del juego pueden decidir que este proceder no sea infracción, aumentando así el riesgo, la emoción y la sensación de peligro.
No obstante, cuando se juega sin ningún tipo de normas, hay que tener en cuenta, si se juega con un cinturón, que el golpeo con la hebilla en zonas como la cabeza o la espalda puede obviamente llegar a ser muy peligroso, por lo que conviene no olvidar que el cinturón es un juego para todas las edades donde el fin no debe ser otro que el de pasarlo bien y reírse a costa de dar y recibir algún que otro latigazo.
imagen